El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Homeopatía Di Blasi Una NIÑA CON AFTAS A REPETICION

 

V.G, de 12 años de edad es traída a mi consulta por su madre ya que sufre aftas repetidamente desde que era muy pequeñita (la madre dice que desde bebe ya sufría de aftas muy dolorosas).


Me cuenta que su abuela materna sufría terribles dolores por  aftas a repetición, y inclusive la madre y algunas tías también convivían con este problema desde hace años.


Las aftas se presentan varias veces por mes, y duran varias semanas. Se localizan en lengua y mucosa bucal, son rojas o blancas, muy ardientes, lo cual le impide muchas veces hablar con claridad y hasta comer (debe ingerir alimentos blandos o licuados con  un sorbete).


Obviamente ya había probado varios tratamientos anteriormente (geles, buches, soluciones tópicas, etc.) sin obtener ningún resultado.


Le cuento a la paciente y a su madre como actúa la homeopatía y por lo cual es tan efectiva en el tratamiento de dicha patología: a diferencia de los tratamientos alopáticos que son solo locales y paliativos tratando de ¨eliminar¨ el afta, la homeopatía trata al paciente íntegramente logrando desterrar esta predisposición a tener aftas.

Repertorizando encuentro que V. es una niña calurosa, con deseos de alimentos salados, sudor fétido en pies, traspira cabeza durmiendo, huye del baño y se come las uñas. Mentalmente es sensible, independiente, buena compañera y muy sociable.

Por los síntomas obtenidos medico con Sulphur  comenzando con bajas potencias, 10 glóbulos 3 veces por día alejados de las comidas. También la medico con Borax en gotas para las crisis agudas de aftas.

Al mes de tratamiento las aftas eran menos dolorosas y ya no aparecían tan frecuentemente como antes. Aumenté la potencia a 30 Centesimal Hahnemanniana y al cabo de un mes y medio me visitan muy contentas ya que no ha vuelto a tener aftas!!......Están muy agradecidas por lo que la homeopatía ha logrado hacer con esta afección crónica que parecía imposible de curar.