El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Homeopatía Di Blasi Colon Irritable y Hemorroides

 

La Sra. Patricia de 46 años de edad consulta por presentar diagnostico de colon irritable hace ya varios años. Refiere dolores cólicos peri umbilicales que empeoran por ácidos, alcohol, café y sobre todo por stress. A veces son tan fuertes que la pueden provocarle desmayos. Esta medicada con trimebutina 200 mg 3 veces por día.

Presenta pesadez e hinchazón abdominal después de comer, y muy frecuentemente cuadros de gastritis aguda. Toma varios digestivos que solo alivian momentáneamente.

Es muy constipada, lo que le ha provocado hemorroides internas y externas muy dolorosas, las cuales sangran y pican. Ya ha sido operada de hemorroides hace 6 años, pero volvieron a aparecer hace 2 años. Debe aplicarse cremas con corticoides diariamente.

Se describe de carácter “nervioso”, ansiosa, irritable, y dice estar muy estresada y agotada físicamente por las obligaciones diarias. Esto es lo que predispone y provoca el colon irritable, que es esencialmente una enfermedad psicosomática.

Es una mujer friolenta, hipersensible, tiene insomnio pensando en las preocupaciones, aprieta dientes de noche, es solitaria, triste, muy insegura, le afectan las injusticias y teme a la oscuridad y tormentas. Como dato de importancia me cuenta que no se sintió amada por sus padres y que debió cuidar y hacerse cargo de su madre enferma cuando era niña.

Teniendo en cuenta toda esta repertorización, la mediqué con su medicamento de fondo, en este caso L. Clavatum a bajas potencias.

Al cabo de un mes y medio Patricia refiere estar muchísimo mejor de los cólicos abdominales: puede comer mucho más variado, ha mejorado la dispepsia, y no se ha vuelto a desmayar.

Comenzó a regularizarse el ritmo evacuatorio, las hemorroides ya no pican ni sangran. Las hemorroides externas han desaparecido.

Mucho mejor de ánimo, menos irritable, más tranquila, y toma sus obligaciones más calmadamente, remarcando que la ansiedad ya no desencadena los cólicos abdominales.

Abandonó la trimebutina y los la cantidad de digestivos que ingería diariamente.