El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Homeopatía Di Blasi Una paciente con Depresión

 

La Sra. Mercedes M. de 60 años, casada, 3 hijos, concurre a mi consultorio en septiembre del 2008 por sentirse muy deprimida y angustiada, ya que su padre ha fallecido hace un año, lo cual no ha podido superar, y tiene su madre enferma de demencia senil y debe enfrentar sola esta situación.

Refiere sentirse desganada, no quiere levantarse de la cama, está cansada de vivir, siente opresión en el pecho y llora por tanta angustia acumulada.

Tiene insomnio por pensar constantemente en los problemas que están sucediendo. Tiene ansiedad por las comidas, principalmente por los dulces, por lo que ha aumentado de peso.

Tiene oleadas de calor con transpiración en la cara desde su menopausia a los 50 años.

Tiene antecedentes de ataques de pánico por depresión en el 2001.

En la historia clínica descubro una historia de decepciones, rencores y desvalimiento. Es una mujer triste, mandona, a la cual le afectan las injusticias, reprocha a los demás, es hipersensible y anticipada. Tiene un hijo con Sd. de Down, y le ha costado mucho aceptado esta enfermedad.
Teniendo en cuenta todos estos datos, la medico, en este caso, con Nat. Mur. y la controlo a los 2 meses.

Refiere que al tomar la medicación se sintió mucho menos angustiada, no sintió más la opresión en el pecho, está más tranquila, ya no llora, tiene más voluntad para hacer las cosas y mucha más energía. Disminuyó la ansiedad por los dulces, y se duerme más fácilmente, sin tantos pensamientos que fluyan en su cabeza.

Los calores han disminuido pero aun continúan. Por esto aumente la potencia del medicamento, y Mercedes esta cada vez mejor y saliendo adelante de su cuadro depresivo sin necesidad de haber tomado ansiolíticos.