El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Homeopatía Di Blasi Una PACIENTE CON DEPRESION GRAVE

 

La Sra. Mónica G. de 45 años de edad se presenta a mi consultorio el 22 de noviembre del 2009 acompañada por su madre (con quien vivía), y quien se encargó de relatarme prácticamente todo el cuadro depresivo que padecía su hija hacía ya varios años.

Ella vestía prendas oscuras, su cabello se notaba desarreglado y sucio, presentaba una postura encorvada y su cara reflejaba su angustia y apatía.

Mónica había comenzado primero con ataques de pánico hacia aproximadamente 5 años cuando a su madre le diagnosticaron linfoma, y a partir de esto había estado medicada con algunos antidepresivos como clonazepam y sertralina.

Mas tarde este cuadro empeoro, haciéndose más profundo su estado depresivo: Mónica ya no quería levantarse de la cama, ni bañarse, ni cambiar su ropa, casi ni se comunicaba con su familia.

Se la pasaba llorando y creía que su vida ya no tenia sentido: tuvo 3 intentos de suicidio ( por sobre ingesta de antidepresivos), por lo cual había estado internada en varias oportunidades, la ultima de las cuales había sido una semana antes de consultarme.

A partir de estas internaciones fue medicada con mas y mas antidepresivos y antipsicóticos en dosis cada vez mas elevadas, lo cual no mejoraba obviamente su estado anímico, sino, muy por el contrario, lejos de resolver el problema de base y el sufrimiento de Mónica, cada vez la hacían sumirse en una mayor apatía y depresión.

Realicé el interrogatorio homeopático correspondiente al caso, donde se tomaron síntomas como friolenta, deseo de dulces y salados, insomnio de conciliación, descubre pies durmiendo, sueños terroríficos, hastío de la vida, reprochase a si misma, intentos de suicidio, temor a la oscuridad y temor sola, y un profundo sentimiento de abandono que acarreaba desde la adolescencia.
Con estos síntomas decido medicar con A. Metallicum a muy bajas potencias, 5 glóbulos dos veces por día.

Al mes y medio concurre a mi consultorio una señora sola, muy arreglada y pintada, vistiendo una camisa muy floreada y con una sonrisa en su rostro. La secretaria me comunica que es una paciente de control, pero no me resultaba conocida…..al leer la historia clínica juro que no podía creer  lo que la homeopatía había logrado con Mónica en tan solo un mes y medio!! Se me erizo la piel a ver tan impresionante cambio!

Obviamente en el interrogatorio cuenta el gran cambio que tuvo con A. Metallicum, a pesar que en la primera semana empeoró (tal como suele ocurrir en homeopatía, lo que llamamos agravación homeopática), y como le cambio la vida, la forma de ver las cosas, la angustia  ha mejorado en un  80 %, y dejó  varias medicaciones, solo sigue con 0, 25 mg de clonazepam por día  y la ayuda de su terapia psicológica (la cual hacía hace ya un par de años).

Una vez mas la homeopatía nos sorprende: no siempre es tan lenta como creemos y logra cambios profundos en los seres humanos, ayudando a resolver los sufrimientos y sentimientos mas profundos por uno mismo y no con terapias alopáticas que solo logran suprimir y nunca llegarán a curar realmente a la persona.