El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Homeopatía Di Blasi Una joven con hiperémesis gravídica

 

Natalia es una joven de 28 años embarazada de 21 semanas que sufre nauseas y vómitos desde el primer mes de su embarazo. Esto le ocurre las 24 horas del día, y el vomitar solo le produce un alivio momentáneo y luego vuelve a empezar con nauseas y termina vomitando nuevamente. Está medicada con Reliveran y Vipral a las dosis máximas permitidas sin resultado alguno. Sufre también muchos dolores de cabeza hace 3 meses.

Me cuenta que en el embarazo anterior sufrió los mismos síntomas y casi termina internada.
Es una joven friolenta, no tolera la lana, transpira los pies, desea cosas agrias (vinagre), sufre de distensión abdominal después de comer y rechina los dientes de noche. Investigando su personalidad aparece que es muy sensible, no se siente apoyada por su entorno familiar, siente una opresión en su estomago cuando está nerviosa, teme a la oscuridad, no es demostrativa y es desordenada, entre otras cosas.

Se medica con Sepia y una medicación específica para las nauseas y los vómitos, ambos a la 6CH.
A los dos meses Natalia había mejorado muchísimo: solo tenía algunas nauseas cada 3 o 4 días, que rara vez terminaban en vómitos, los cuales eran mucho menos intensos que antes. Aumenté la potencia de la medicación a la 30CH.

Vuelve a la consulta un mes y medio más tarde: las nauseas y los vómitos habían desaparecido por completo y no volvió a sufrir más dolores de cabeza. Natalia pudo disfrutar y terminar su embarazo felizmente sin volver a tener complicaciones.